La directora gerente del Fondo Monetario Internacional pidió el martes a las naciones desarrolladas que refuercen el "arsenal" del organismo a fin de encarar mejor la crisis financiera global, como la que padecen ahora Grecia y otras naciones con enormes deudas soberanas y un gasto público descontrolado.

"Ciertamente necesitamos más recursos", dijo Christine Lagarde a los asistentes a la reunión anual de The Associated Press. Empero, no especificó cuánto más es necesario. Lagarde dijo que el FMI tocará el tema en el encuentro que efectuará en dos semanas.

Lagarde dijo que la economía global ha logrado modestos avances para superar la recesión, aunque esa recuperación sigue siendo muy frágil, especialmente en Europa. Sugirió que reducir el gasto público con demasiada rapidez en países desarrollados como Estados Unidos y las principales naciones europeas podría empeorar la situación, no mejorarla.

Los gobernantes en ambos lados del Atlántico necesitan "espacio para maniobrar", indicó la funcionaria. Lagarde agregó que la crisis europea podría extenderse rápidamente a Estados Unidos y frenar en seco la débil recuperación, "que podría peligrar". Indicó además que Estados Unidos "se juega mucho" en cómo Europa y el resto del mundo capean la crisis.

Lagarde dijo que es importante continuar y ampliar los programas de emergencia entre las 17 naciones que usan el euro para ayudar a los países con enormes deudas soberanas.

"No deberíamos engañarnos con un falso sentido de seguridad", indicó la funcionaria. "La recuperación sigue siendo muy frágil. El sistema financiero de Europa sigue muy acosado. La deuda sigue siendo demasiado elevada, la pública y la privada. Un desempleo recalcitrantemente elevado amenaza con alterar los pilares de la sociedad. ... El galopante encarecimiento del petróleo es obviamente otro nubarrón en el horizonte".

Los comentarios de Legarde fueron formulados después que los países de la eurozona aumentaron el viernes pasado sus fondos para rescates de emergencia a 800 millones de euros (1.100 millones de dólares). La cifra no alcanzó los 1.000 millones de euros (1.300 millones de dólares) que Lagarde y otros líderes internacionales consideran necesarios para calmar los mercados financieros.

El martes indicó que ahora que los europeos han adoptado medidas cautelares "ha llegado el momento de incrementar nuestro arsenal", en referencia a un incremento de los fondos disponibles para girar préstamos .

Lagarde sugirió además que son necesarias medidas audaces como las adoptadas por la Reserva Federal estadounidense y el Banco Central Europeo para "mantener un crecimiento sólido y estable".