El cardenal mexicano Javier Lozano Barragán destacó el entusiasmo que provocó en su país la visita del papa Benedicto XVI, a quien acompañó en su reciente viaje.

"He visto el entusiasmo de la gente alrededor de Benedicto XVI y la gran fe que anima a los jóvenes, que serán el México de mañana", señaló en un artículo publicado el martes por L'Osservatore Romano, el diario del Vaticano.

"El entusiasmo de los mexicanos respecto del Pontífice no me ha sorprendido, pero fue mucho más allá de las expectativas", afirmó.

Dijo que "no se había jamás visto tanta gente compacta y dispuesta en dos filas a los lados de todos los 35 kilómetros del camino del aeropuerto de Guanajuato al Colegio Miraflores", donde se hospedó. "Increíble incluso para mí que soy mexicano", puntualizó.

Barragán también llamó la atención sobre la violencia que existe en México.

"Un pueblo vivaz, nutrido por una fe genuina, corre el riesgo de quedar aprisionado por la oleada de violencia sin precedentes que atraviesa el país y que lo podría llevar a una peligrosa deriva", manifestó.

"La Iglesia, único baluarte, está aún obligada a quedarse al margen a pesar de la apertura de los últimos años", expresó.

El Papa visitó México y Cuba entre el 23 y el 28 de marzo.