Aerosur, la aerolínea privada más importante del país, reconoció el martes que tiene dificultades financieras, un día después de que el presidente Evo Morales afirmara públicamente que la empresa está en quiebra.

"Aerosur ha reducido itinerarios por la temporada baja y también a causa de algunas dificultades financieras" pero sus actividades "son normales", dijo en un comunicado en respuesta a declaraciones de las autoridades sobre la suspensión de varios vuelos por deudas que pasan los 30 millones de dólares.

La empresa aclaró que suspendió dos vuelos a España y que los pasajeros fueron reubicados en otras aerolíneas.

El fin de semana, el ministro de Obras Públicas Vladimir Sánchez descartó que el Estado ayude a la compañía privada mientras ésta no transparente sus finanzas, pague sus deudas y apruebe un plan de reestructuración.

Dijo que Aerosur no tiene cuentas bancarias en el país, tampoco está registrado su patrimonio, adeuda salarios a sus trabajadores e inclusive debe a sus proveedores de combustible.

La semana pasada la compañía envió una carta al gobierno para pedir que el Servicio de Impuestos Internos no le retenga el 100% de sus ingresos tras un reciente fallo judicial por deudas impositivas. En la carta reconoció que 1.000 trabajadores podrían quedar cesantes si cierra operaciones.

AeroSur comenzó a operar en 1992 en el mercado local tras el descalabro de la estatal Lloyd Aéreo Boliviano y pudo consolidarse en el mercado hasta la llegada hace más de dos años de Boliviana de Aviación, la estatal creada por Morales.

Opera con aviones alquilados y abrió vuelos a Buenos Aires, Madrid, Miami y Sao Paulo. En tanto, la aerolínea estatal copó el mercado doméstico con la oferta de dos pasajes al precio de uno que Aerosur denunció en su momento como dumping. La privada dijo entonces que sus vuelos al exterior le permitían mantenerse en el mercado, pero la estatal también comenzó a competir con vuelos a países vecinos.

El próximo destino de Boliviana de Aviación será Madrid, anunció el lunes su gerente Ronald Casso.

Hace más de un año el entonces accionista mayoritario de Aersour Humberto Roca denunció que el gobierno buscaba sacar del mercado a su compañía. Roca tuvo que salir del país por procesos en su contra, entre ellos un juicio por supuesto enriquecimiento ilícito. Después la compañía se vio afectada también por disputas entre sus propietarios.