El pitcher Ubaldo Jiménez de los Indios de Cleveland fue suspendido cinco partidos por las Grandes Ligas y multado por golpear intencionalmente a Troy Tulowitzki de Colorado durante un partido de pretemporada.

Grandes Ligas anunció el castigo el lunes.

Jiménez se perderá los primeros cinco partidos de la temporada a menos que le solicite a la asociación de jugadores que apele la decisión tomada por Joe Garagiola Jr., viepresidente de las Grandes Ligas.

El manager de los Indios Manny Acta prevé que se apelará la sanción.

"Abrirá el segundo juego de la temporada", dijo el dominicano Acta. "Es decepcionante, pero no me sorprende".

Antes de que se anunciara el castigo, Jimenez dijo que no le ofrecerá disculpas a Troy Tulowitzki después de que golpeó a su ex compañero en el codo izquierdo con un lanzamiento.

El pitcher indicó que no buscará contactar a Tulowitzki. Anteriormente en la pretemporada, Jiménez reveló que no estaba a gusto en Colorado antes de ser canjeado a Cleveland en julio pasado. Posteriormente, Tulowitzki dijo que el dominicano debería dejar el tema atrás.

"Me estaba diciendo cosas", dijo Jiménez. "Ya dije que no quería golpearlo. Di cinco bases por bolas. No es la primera vez que alguien era golpeado".

Ambas bancas se vaciaron el domingo, pero los jugadores no se fueron a los golpes. Tulowitzki se tomó una radiografía y no se encontró una lesión.

"Dio cinco boletos. ¿Cuál es el límite?", se preguntó Acta. "El año pasado tuvimos a jugadores que le dieron pelotazos y nadie fue suspendido. Creo que es hora que todo el mundo deje de depende de lo que gente escribe en el periódico. Está mal que se dejen llevar por la prensa".

Los aficionados abuchearon ruidosamente a Jiménez durante los cinco innings que lanzó y las autoridades del estadio le proporcionaron seguridad adicional después que salió del diamante. No se reportaron incidentes.

Jim Tracy, el manager de los Rockies, consideró que el golpe fue el acto más cobarde que ha visto en 35 años en el béisbol y pidió que el pitcher sea suspendido. El comisionado Bud Selig estaba presente en el partido.

"No puedo controlar lo que diga la gente", dijo Jiménez. "Sí, me sorprendió que dijera eso. Pero está bien".

Hace dos años, Jiménez estuvo con marca de 15-1 con los Rockies al llegar la pausa del Juego de Estrellas y fue el abridor del clásico. Su marca desde entonces es de 14-20. No le ha ido nada bien esta primavera, con foja de 1-4 y 7.43 de efectividad. Además, en siete aperturas, acumula la misma cantidad de boletos y ponches (15) con 30 hits permitidos en 23 innings.