Los partidarios de la llamada acción afirmativa en California sufrieron un golpe el lunes cuando un tribunal federal de apelaciones avaló la prohibición del estado de usar raza, etnia o género a la hora de considerar la admisión de estudiantes en universidades públicas.

La acción afirmativa es una política que busca compensar injusticias pasadas por discriminación contra mujeres o grupos minoritarios mediante medidas que aseguren igualdad de oportunidades, como en la educación y el empleo.

El fallo marcó la segunda ocasión en que el tribunal de apelaciones del 9 circuito rechaza una impugnación a la Proposición 209, una iniciativa histórica aprobada en 1996 por los electores del estado.

Los partidarios de la acción afirmativa, que habían solicitado que la corte reconsiderase su decisión de 1997 luego que el tribunal supremo de Estados Unidos fallase en 2003 que la acción afirmativa puede ser usada en las admisiones universitarias, dijeron que seguirán luchando.

"Consideramos que la decisión es errónea", dijo el abogado George B. Washington, quien representa al grupo de estudiantes de minorías y grupos de activistas que presentaron la apelación en enero de 2010.

Washington dijo que le pediría al tribunal de apelaciones en pleno que revisase el caso, toda vez que la decisión fue emitida por un panel de tres jueces.

En su fallo, la corte rechazó el argumento de los demandantes de que se necesita una nueva decisión y dijo que la previa aún es válida.

Ralph Kasarda, abogado de la Pacific Legal Foundation, que presentó argumentos en favor de la prohibición, dijo que la decisión del tribunal fue sorprendente porque el asunto ya había sido decidido. Este caso fue redundante y carente de base, dijo.

"En pocas palabras, las dos decisiones de la corte del 9 circuito — la de hoy y la de hace 15 años — dicen que los votantes de California tienen todo el derecho a prohibir que el gobierno asigne colores a los individuos y tenga favoritos basado en sexo o color de la piel", dijo Kasarda en una declaración.

Al menos seis estados han adoptado prohibiciones al uso de políticas de acción afirmativa para sus admisiones en universidades públicas. Además de California, también lo hacen Michigan, Arizona, Nebraska, Oklahoma y Washington.

Los partidarios de la acción afirmativa dicen que esas prohibiciones llevan a la exclusión de minorías y a una menor diversidad en las universidades.