Al pensar en la música que define a Los Angeles tres palabras suelen venir a la mente: The Beach Boys.

Por eso el curador de la nueva exposición del Museo del Grammy, "Trouble in Paradise: Music and Los Angeles 1945-1975" (Problemas en el Paraíso: la música y Los Angeles 1945-1975), decidió cuidadosamente no subrayar demasiado al grupo que ayudó a cimentar la reputación de Los Angeles como la tierra del verano eterno, llena de playas arenosas, autos engalanados y mujeres hermosas. Basta con pensar en las canciones "Surfin' USA", "Little Deuce Coupe" y "California Girls".

"Mucha gente, especialmente aquella que no es de Los Angeles, podría pensar, 'OK, voy a aprender de The Doors y voy a aprender sobre los Beach Boys'. Y así es", dijo Josh Kun, quien curó la muestra, abierta al público hasta el 3 de junio.

Pero también hay una forma mucho más rica y a veces obscura de ver Los Angeles que está reflejada en su música de esos años, y eso fue realmente lo que Kun se propuso mostrar.

"Lo que espero es que la gente salga con una visón mucho más matizada y detallada de todo lo que estaba pasabando en Los Angeles en esos años", dijo.

Además de cultivar a los Beach Boys, Los Angeles fue la tierra a la que Sam Cooke llegó en 1963 para grabar su himno de los derechos civiles "A Change is Gonna Come" en el famoso edificio de la RCA. Ese mismo año Phil Spector estaba al otro lado de la ciudad en los Estudios Gold Star creando su Muro de Sonido con el tema "Be My Baby" de las Ronettes.

Unos años después, James Brown llegaría para grabar "Say it Loud, I'm Black and I'm Proud".

Con la viva escena del jazz y R&B floreciendo tras la Segundo Guerra Mundial en la zona sur de la ciudad, de población principalmente negra; con la fusión del rock chicano que se desarrolló en la zona este pocos años después y músicos como Joni Mitchell y Frank Zappa ocupando cada recoveco de la zona Laurel Canyon a finales de los 60, daba la impresión que cada pocos meses tomaba forma un nuevo estilo de música.

"Cada día, el simple hecho de caminar a casa de la escuela era una aventura para mí", recordó Willie García, quien creció en el sur de la ciudad, donde podía ver al cantante Cab Calloway o al pianista Count Basie llegando al barrio para una presentación.

Pocos años después García ofrecería él mismo un espectáculo, en el lado este, donde se hizo famoso como Little Willie G, vocalista del grupo Thee Midniters.

Con canciones como "Land of a Thousand Dances" y "Chicano Power" (inspirada en el movimiento civil que llevó a disturbios en la ciudad en 1970) su grupo se convirtió quizás en la segunda banda más influyente, después de Los Lobos, que emergió del este de la ciudad, poblado principalmente por hispanos.

Mientras tanto, en el noroeste del Valle de San Fernando, un adolescente que acortó su nombre de Richard Valenzuela a Ritchie Valens conectó su guitarra eléctrica y al leer la letra de una canción escrita a mano que le dio su abuela convirtió la tradicional canción mexicana "La Bamba" en un clásico del rock.

Para capturar todos esos momentos y más, "Trouble in Paradise" lleva a los visitantes por una cronología que incluye cientos de fotografías, afiches, guitarras, vestuario y recuerdos, pero también los estilos y sonidos de la época.

En el centro de la exposición hay una rocola restaurada y brillante de la década de 1970 con cerca de 100 grabaciones digitales de todo tipo, desde "Angel Baby" de Rosie and the Originals hasta "Light My Fire" de The Doors.

También se proyectan videos con Righteous Brothers, Shelly Manne y, claro, los Beach Boys.

___

En internet:

Museo del Grammy: http://www.grammymuseum.org/