Jimmy Little, uno de los más famosos músicos aborígenes de Australia, murió el lunes tras una prolongada enfermedad, dijo su familia. Tenía 75 años.

El emblemático artista falleció en su casa en la ciudad de Dubbo, unos 400 kilómetros (250 millas) al oeste de Sydney, a causa de diabetes, problemas renales y cardiacos, dijo su familia en un comunicado.

Little fue uno de los primeros artistas indígenas en alcanzar un éxito generalizado en Australia, interpretando desde música country hasta reggae en sus casi 60 años de trayectoria.

"Fue un verdadero pionero", dijo su manager, Graham "Buzz" Bidstrup, recordando aquellos tiempos a finales de los años 50, principios de los 60 cuando muchos dueños de locales nocturnos le obligaban a entrar por la puerta trasera debido al tono oscuro de su piel. Muy a menudo, acotó Bidstrup, músicos blancos apoyaban a Little y se negaban a tocar hasta que a su colega se le permitiera entrar por la puerta principal.

"Toda su vida estuvo buscando un modo de unir a la gente sin sermonear, y lo hizo de manera suave y hermosa", expresó el apoderado. "No creo que vuelva a conocer a nadie como él".

Little apoyó fuertemente la educación aborigen y sirvió como mentor de muchos niños indígenas. La Fundación Jimmy Little trabaja para combatir las altas tasas de deficiencia renal y diabetes en comunidades aborígenes.

La familia de Little dijo que su amor por la música nunca flaqueó y incluso comenzó a tomar clases de piano con 75 años.

Un voto público lo apodó Tesoro Viviente Nacional en el 2004. La ministra de Asuntos Indígenas Jenny Macklin calificó a Little como un ejemplo para la juventud aborigen y como un "defensor incansable" por las mejoras de la salud de los indígenas.

Little deja a su hija, Frances Claire Peters-Little, y su nieto, James Henry Little.