El organismo que representa a las naciones del Africa occidental impuso el lunes severas sanciones financieras a Malí, luego de que expiró un plazo de 72 horas para que los soldados golpistas restauraran el orden constitucional.

La Comunidad Económica de los Estados del Africa occidental mantuvo una reunión de emergencia el lunes en la capital de Senegal. Tras una reunión de tres horas, el actual director del bloque, el presidente de Costa de Marfil Alassane Ouattara, anunció que las sanciones entrarán en vigencia de inmediato.

Entre ellas figura el cierre de todas las fronteras con Malí, y la congelación de las cuentas nacionales en los bancos centrales de la región, lo que seguramente sofocará la economía de esta paupérrima y mediterránea nación. Malí importa los derivados del petróleo de la vecina Costa de Marfil, y con el cierre de la frontera, el país seguramente se quedará sin gasolina. Además, podría causar un apagón generalizado en esta nación de 15 millones de habitantes, ya que el sistema del tendido eléctrico es alimentado por generadores de diesel durante la estación más calurosa, cuando el caudal de ríos y embalses es muy bajo.

"Todas las medidas aplicables serán aplicadas a partir de hoy y hasta que sea restaurado el orden constitucional", dijo Ouattara a los periodistas.

Los soldados tomaron el poder en Malí el 21 de marzo, tras un motín en un cuartel de la capital. El organismo regional emitió su plazo de 72 horas la semana pasada. El domingo, a fin de evitar las sanciones, el capitán que encabezó el golpe ofreció una conferencia de prensa para anunciar que había restaurado la constitución nacional y pensaba efectuar elecciones.