El Cruz Azul de México buscará asegurar su pase a los octavos de final ante un agonizante Deportivo Táchira que aspira revivir y darle una zancadilla a su rival del Grupo 6 de la Copa Libertadores

El equipo mexicano, con siete puntos, es el escolta del Corinthians de Brasil, que marca el paso con ocho unidades de 12 posibles. Nacional de Paraguay ocupa el tercer puesto con cuatro puntos, seguido de Táchira, casi eliminado con dos puntos y dos fechas por disputar.

"Todavía queda una llamita de esperanza, las posibilidades son escasas, sabemos que dependemos de un milagro; pero este equipo no se rinde, vamos a luchar hasta el final y si no podemos clasificar por lo menos vamos a tratar de terminar de la mejor manera", comentó el mediocampista Rubén Arocha

Pese a la derrota 4-0 como visitante, Táchira espera sacar provecho de su anterior experiencia y explotar las debilidades de sus adversarios.

"El Cruz Azul es rápido, controla muy bien el balón, pero cuando se le aprieta en las salidas se complica. La clave está en la concentración, creo que podemos hacernos respetar en casa", agregó Arocha.

El técnico Enrique Meza, de Cruz Azul, afirmó que los 17 jugadores convocados para el choque ante la oncena venezolana "están en buena condición física y mental para evitar ser tomados por sorpresa.

"Sería un absurdo pensar que la clasificación está asegurada, con mucho respeto y ganas venimos a buscar tres puntos", indicó.

"No olvidamos que al frente tenemos un equipo peligroso", agregó Meza luego de una sesión de práctica, en la que abundaron tiros al arco para afinar la mira con el balón parado.

El partido se disputará en el estadio Pueblo Nuevo de San Cristóbal, a unos 650 kilómetros al suroeste de Caracas, a partir de las 20.00 (0030GMT) y será arbitrado por Darío Ubriaco de Uruguay.