Gran Bretaña conmemoró el lunes el 30mo aniversario de la invasión de Argentina a las Islas Malvinas en medio de nuevas tensiones entre ambos países por la soberanía del archipiélago ubicado en el Atlántico Sur.

Un servicio en memoria de los caídos tuvo lugar en el mausoleo nacional a los caídos en guerra en el centro de Inglaterra por quienes perdieron la vida en el conflicto de 1982, a decir 255 soldados británicos, 649 argentinos y tres habitantes locales.

Una vela se mantendrá encendida en el mausoleo durante 74 días, los mismos que duró el conflicto.

El servicio de conmemoración sucede en medio de las tensiones entre Gran Bretaña y Argentina, que intensificó en fecha reciente sus reclamos sobre la soberanía de las islas. El lunes, la presidenta argentina Cristina Fernández dio inicio a los cientos de mítines patriotas en todo el país con un discurso en el que exhortó a Gran Bretaña a conceder la soberanía de las islas, a las que los británicos llaman Falkland.

Gran Bretaña ha controlado las Islas Malvinas desde 1833 y asegura que en un número abrumador, los isleños desean continuar siendo británicos.

El primer ministro David Cameron rindió homenaje el lunes a los soldados que murieron en el conflicto y dijo que Gran Bretaña "mantiene firme su compromiso de apoyar el derecho de los habitantes de las islas, para que sólo ellos, determinen su propio futuro".

La Armada Real británica indicó que uno de sus nuevos buques de guerra, el HMS Dauntless, está listo para zarpar el miércoles para participar en un despliegue de seis meses en el Atlántico Sur. El Ministerio de Defensa de Gran Bretaña aseguró que se trata de una misión de rutina.