México fue remecido el lunes por una fuerte réplica de un sismo que hace casi dos semanas sacudió el sur y centro del país, sin que se reportaran daños o víctimas.

El Servicio Geológico de Estados Unidos dijo que el sismo tuvo una magnitud de 6,0 grados y se registró a las 12:36 (1736 GMT), con epicentro a 27 kilómetros de la comunidad de Ometepec en el estado sureño de Guerrero y muy cerca del estado de Oaxaca.

El organismo estadounidense había reportado inicialmente que el sismo había sido de 6,3 grados, aunque después redujo la magnitud a 6,0.

El movimiento telúrico se sintió en partes del sur y centro del país, incluida la ciudad de México, donde autoridades dijeron que no tenían reporte de daños.

En la ciudad se ubicaba un antiguo lago lo cual tiende a magnificar los sismos. Los edificios altos de la ciudad oscilaron por varios segundos y se observó que en Paseo de la Reforma, una avenida principal, hubo algunos que evacuaron a sus ocupantes.

El alcalde de la capital del país, Marcelo Ebrard, envió un mensaje vía Twitter diciendo "tenemos sismo de nuevo", aludiendo al terremoto de 7,4 grados que el 20 de marzo también causó alarma en la metrópoli mexicana y otros sectores del centro y sur del país.

El servicio sismológico de México informó que el sismo del lunes fue la "réplica más importante" del movimiento telúrico del 20 de marzo.

Desde esa fecha, el sismológico de México había contabilizado al menos 280 réplicas de diferentes magnitudes.

El alcalde la ciudad de México señaló que no se observaban daños según información obtenida en un primer sobrevuelo y que los hospitales y servicios como el metro funcionaban con normalidad. Alejandro Poiré, secretario de Gobernación, dijo por medio de su cuenta de Twitter que tampoco reportaba daños hasta el momento.

Rosario Galván, funcionaria del área de monitoreo y prensa de protección civil del estado de Guerrero, dijo a The Associated Press vía telefónica que hasta el momento no tenían ningún reporte de daños o lesionados pero que se había enviado a personal de distintas jurisdicciones para evaluar.

En Oaxaca, Miguel Manzano, vocero de protección civil Oaxaca, informó que no hubo daños o lesionados.

El terremoto del 20 de marzo dañó 13.500 viviendas y mató a 2 personas.

Ha habido una serie de réplicas desde entonces, que ha sido uno de los más fuertes terremotos desde el poderoso sismo que en 1985 dejó entre 9.000 y 10.000 muertos. En 1999, un sismo de 7,4 grados mató al menos a 20 personas en el estado sureño de Oaxaca, y en 1995, un terremoto de 8 grados cerca del puerto de Manzanillo en la costa del Pacífico dejo a 51 muertos.

Susan Hoover, sismóloga del servicio geológico estadounidense, dijo que el epicentro del sismo del lunes se encontró muy cerca del epicentro del terremoto de hace dos semanas.