Una nueva investigación podría explicar por qué las mujeres de raza negra tienen más predisposición que las blancas a desarrollar y morir de cáncer cervicouterino: Al parecer les resulta más difícil liberarse del virus del papiloma humano, causante de la dolencia.

Los médicos sospechaban desde hace tiempo que un acceso menor a las revisiones y terapia preventiva eran las razones por las que las negras de Estados Unidos tienen un 40% más de probabilidades de sufrir cáncer cervical y el doble de morir a causa de este mal. El nuevo estudio, en el que participaron universitarias, indica que podría existir, también, una explicación biológica para esa disparidad racial.

Si otros estudios confirman este descubrimiento, hará de la vacuna contra el VPH incluso más importante para las negras, dijo Worta McCaskill-Stevens, especialista en medicina preventiva del Instituto Nacional de Cáncer. La vacuna es recomendada para todas las niñas a partir de los 11 años.

El estudio fue presentado el domingo en la conferencia de la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer, en Chicago.

Ciertas cepas del virus del papiloma humano causan cáncer cervical, pero las infecciones breves son muy comunes en adolescentes. Por lo general desaparecen por su cuenta en un año y solamente plantean un riesgo oncológico cuando tienen larga duración.

Los investigadores en la Universidad de Carolina del Sur, en Columbia, estudiaron a 326 universitarias blancas y a 113 negras. Todas ellas fueron sometidas a pruebas de papanicolau — exámenes de laboratorio de células uterinas — y luego a pruebas del VPH cada seis meses durante sus años universitarios.

Aunque los grupos fueron similares en cuanto al número de infecciones nuevas del VPH detectadas y en factores de riesgo como el número de amantes, los médicos apreciaron diferencias notables en la duración de sus infecciones.

En cualquier examen, las universitarias negras tenían 1,5 más posibilidades de presentar infecciones en los análisis con una de las cepas del VPH que elevan el riesgo del cáncer, dijo el director del estudio Kim Creek.

"Las mujeres afro-estadounidenses no se recuperaron del virus con tanta rapidez. En promedio lo retuvieron seis meses más", durante 18 meses, frente a los 12 de las blancas, agregó.

Entre las negras, las pruebas de papanicolau con anomalías fueron del 10% frente al 6% de las blancas.

Dos años después tras ser detectada una infección inicial, el 56% de la universitarias negras seguían infectadas, pero solamente el 24% de las blancas.

El Instituto Nacional de Salud de las Minorías y Discrepancias de Salud, una entidad gubernamental, patrocinó el estudio. Creek trabaja para la empresa farmacéutica Merck & Co., una de las fabricantes de las vacunas contra el VPH.

Los resultados son "provocadores" y necesitan ser convalidados en un estudio que abarque otras regiones, dijo McCaskill-Stevens.