El presidente Rafael Correa ha decidido no asistir a ninguna Cumbre de las Américas, se anunció el lunes oficialmente, por lo cual será el único de los 33 presidentes invitados que no asistirá a la próxima cumbre en Cartagena, Colombia.

El subsecretario de Comunicación Política, Patricio Barriga, leyó una carta del mandatario ecuatoriano dirigida a su colega colombiano Juan Manuel Santos, anfitrión de la cumbre del 14 y 15 de abril.

"He decidido que, mientras sea presidente de Ecuador, no volveré a asistir a ninguna Cumbre de las Américas, hasta que se tomen las decisiones que la Patria Grande nos exige", dice la misiva.

"Es inaceptable que en estas cumbres se soslayen temas tan fundamentales como el inhumano bloqueo a Cuba, así como la aberrante colonización de las Islas Malvinas, los cuales han merecido el rechazo casi unánime de las naciones del mundo", argumentó.

"Por definición, no puede denominarse así (Cumbre de las Américas) a una reunión de la cual un país americano es intencional e injustificadamente relegado. Se ha hablado de falta de consenso, pero todos sabemos que se trata del veto de países hegemónicos, situación intolerable en nuestra América del Siglo XXI", dijo Correa en la carta.

Aclaró en la carta a Santos que no se trata de "ocasionar el más mínimo problema ni a su gobierno ni a nuestra querida Colombia. Se trata ... de sentir verdaderamente que la Patria es América, y en algún momento comenzar a denunciar y enfrentar con fuerza estas, repito, intolerables y hasta aberrantes situaciones".

Añadió que "deseamos, por el bien de la región y del mundo, que la Cumbre de Cartagena sea exitosa. El deseo de acompañarles es enorme, sólo superado por la firmeza de nuestras convicciones".

Correa había propuesto en marzo a sus colegas de los países de la Alternativa Bolivariana para los Países de Nuestra América (ALBA) no asistir a esa Cumbre como protesta por la marginación de Cuba.

El pedido de Correa no fue acogido.