El vicepresidente del Milan, Adriano Galliani, envió una carta abierta a la federación italiana de fútbol pidiendo árbitros extra detrás de cada arco "lo antes posible".

Milan se decepcionó cuando le anularon un gol en el empate del sábado con Catania 1-1 cuando el árbitro juzgó que el remate de Robinho no había cruzado la línea.

El incidente ocurrió un mes después que tampoco le convalidaron un gol de cabeza de Sulley Muntari contra Juventus, que las repeticiones mostraron había sido válido.

En la carta al presidente de la federación, Giancarlo Abete, Galliani admitió que la tecnología "podría enfrentar obstáculos y no ser aceptada", pero dijo que no veía razón "para no adoptar el uso de árbitros extra detrás de la línea del gol como se usa en la Liga de Campeones".