Brasil comenzó a aplicar el lunes reglas más rígidas para admitir la entrada de visitantes españoles, en una medida de reciprocidad por las trabas que enfrentan brasileños en el país europeo, informó la cancillería.

Bajo las nuevas reglas, los turistas españoles que quieran entrar a Brasil deberán presentar pasaje de regreso y comprobante de reserva en hotel.

En caso de que pretendan hospedarse con familiares o amigos, tendrán que mostrar una carta de invitación de su anfitrión, firmada y legalizada en una notaría junto con un comprobante de residencia.

También se le exigirá al visitante español comprobar que tiene condiciones de hacerle frente a gastos equivalentes a 170 reales (cerca de 100 dólares) diarios durante su permanencia en Brasil.

La oficina de prensa de la cancillería brasileña explicó que se trata de una medida de reciprocidad por las exigencias de España a los brasileños que ingresan a ese país.

Señaló que las reglas son menos drásticas que las exigidas por España, que pide registrar la carta de invitación a los brasileños ante una representación diplomática española en Brasil, a un costo de 100 euros.

Las disposiciones no tienen plazo de vigencia y serán aplicadas durante el tiempo en que los brasileños tengan que cumplir reglas similares en España.

El ministerio brasileño ha señalado que siempre aplica el principio de reciprocidad en sus relaciones migratorias con otros países, como el caso de Estados Unidos, que exige visa de ingreso a los brasileños por lo cual Brasilia pide visa a los norteamericanos.

España ha alegado que se limita a aplicar las reglas migratorias comunes de la Unión Europea, pero Brasil alega que Madrid ha excedido el pacto de Schengen, que establece las normas para la movilización de personas en Europa.

Medios locales de prensa han divulgado numerosos casos de brasileños que fueron rechazados al intentar ingresar a España y en muchos casos reclamaron por la forma en que fueron tratados. Más de 1.000 brasileños son impedidos de ingresar cada año a España por ausencia de algún requisito, según cálculos oficiales.