El defensor Andrea Masiello, del Atalanta, fue arrestado el lunes después de admitir aparentemente su participación en el arreglo de resultados que investiga la justicia italiana, y ocho de sus ex compañeros en Bari son investigados, informó la federación italiana de fútbol.

La federación prometió tomar "medidas expeditivas" contra los jugadores si se les declara culpables.

Las autoridades investigan los últimos nueve encuentros del Bari de la temporada pasada en la Serie A, incluido el clásico en el que el autogol de Masiello contribuyó a que Lecce ganara por 2-0 y se salvara del descenso, cuando ya el Bari estaba sentenciado a la división inferior.

Según la agencia noticiosa italiana ANSA, Masiello admitió haber anotado el gol contra su propia valla a propósito para recibir 180.000 euros.

ANSA informó que Masiello envió la semana pasada una nota escrita a la fiscalía de Bari diciendo: "Quiero agregar que cuando el resultado era de 1-0 a favor de Lecce, aproveché una oportunidad que me dieron para asegurar la derrota de Bari y poder recibir así el pago que me prometieron".

El partido de Bari de mayo de 2010 contra Udinese también ha suscitado sospechas.

"Varios futbolistas del Bari al final de la temporada 2010-11 estuvieron más o menos 'en el mercado', no en el sentido futbolístico del término, que se refiere normalmente a la compra y venta de jugadores en el verano, sino en el sentido menos significativo de la expresión", dijo el juez Giovanni Abbattista, de Bari, en un documento de 93 páginas. "Algunos de los reverenciados del estadio San Nicola estaban listos a poner en venta sus propias capacidades deportivas al mejor postor para conseguir dinero".

La prensa italiana identificó a los otros jugadores investigados como Daniele Portanova, de Bolonia, así como Alessandro Parisi, Simone Bentivoglio, Marco Rossi, Abdelkader Ghezzal, Marco Esposito, Antonio Bellavista y Nicola Belmonte.

Según las informaciones, Masiello fue arrestado el lunes en la mañana en su casa en Bergamo y trasladado a Bari. También fueron detenidos un par de amigos de Masiello, Giovanni Carella y Fabio Giacobbe.

Los cargos incluyen asociación delictuosa y fraude.

Masiello pasó tres temporadas y media con Bari antes de que fuera transferido el año pasado al Atalanta.

Desde la primera oleada de 16 arrestos que tuvo lugar en junio, más de 30 personas fueron detenidas, entre estas el ex capitán del Atalanta, Cristiano Doni, y el ex capitán del Lazio, Giuseppe Signori.