Rick Santorum afirmó el domingo que seguirá con su campaña aunque pierda la primaria de Wisconsin el martes, y rechazó las insinuaciones de otros conservadores de que se haga a un lado para permitir que Mitt Romney cobre fuerza camino de las elecciones presidenciales en noviembre.

El aspirante a la candidatura presidencial republicana afirmó que retirarse ahora equivaldría a que el equipo de basquetbol de Kansas hubiese abandonado en la primera mitad, cuando perdía el sábado por más de diez puntos ante Ohio State, antes de dar vuelta el marcador para avanzar a la final del torneo universitario.

"Esta carrera no está ni siquiera en el medio tiempo", dijo Santorum a Fox.

Pero su candidatura enfrenta un arduo camino cuesta arriba. Con casi la mitad de las elecciones partidistas completadas, Romney ha ganado el 54% de los delegados en juego, lo que lo pone camino de conseguir los 1.144 delegados que necesita para formalizar su candidatura.

Santorum, ex senador de Pensilvania, que ha ganado el 27% de los delegados, necesitaría obtener el 74% de los delegados restantes para concretar su objetivo.

Santorum admitió en entrevista con la cadena NBC que la votación en Wisconsin dará una "señal firme" sobre la dirección de la puja partidista.

Pero a la vez rechazó la noción de que una primaria prolongada perjudicará las posibilidades del partido contra el presidente Barack Obama en noviembre. Santorum dijo que algunas figuras del partido están presentando ese argumento para convencer a los votantes que deben aceptar a Romney.

Santorum dijo en Fox que Romney "no ha pintado una visión positiva de este país. No ha podido concretar el acuerdo con los conservadores, y mucho menos con los demás en este partido. Y esa no va a ser una herramienta efectiva para que ganemos esta elección".