Las autoridades estadounidenses dijeron el domingo que investigan reportes sobre incendios en los motores del sedán Cruze de Chevrolet y el vehículo todo terreno Jeep Wrangler.

Los incendios no han ocasionado lesiones pero han destruido al menos seis vehículos. La Administración Nacional de Seguridad en las Autopistas de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) investiga el Cruze modelo 2011 y el Jeep Wrangler modelo 2010.

La NHTSA ha recibido dos reportes de incendios en el Cruze 2011. En ambos casos, los propietarios reportaron que los incendios comenzaron cuando los vehículos estaban en movimiento y en ambos casos éstos quedaron destruidos.

Según quejas presentadas en el cibersitio de la dependencia gubernamental, un conductor de un Cruze Eco 2011 había recorrido el mes pasado 48 kilómetros (30 millas) de un viaje de 69 km (43 millas) cuando comenzó a salir humo bajo el capó. Una vez que el conductor detuvo el auto, comenzaron a salir flamas del vehículo.

"El auto fue engullido totalmente en cinco minutos después de detenerme y la luz de advertencia del panel de instrumentos encendió hasta que fue visible el primer indicio de fuego", dijo el conductor a la NHTSA. La agencia no identifica por nombre a los conductores en su sitio de internet.

Alan Adler, vocero de General Motors Co., dijo que la empresa no tiene reporte de muertes o lesiones relacionadas con el asunto. GM agregó que coopera con la investigación. La compañía vendió aproximadamente 177.000 autos Cruze modelo 2011.

La NHTSA recibió además ocho reportes de incendios en autos Wrangler modelo 2010. La mayoría de ellos comenzaron con el vehículo en movimiento y cuatro propietarios reportaron que sus vehículos se destruyeron.

Un propietario de un Wrangler 2010 dijo a la NHTSA que el vehículo estaba encendido y estacionado cuando el motor se apagó repentinamente. El dueño estaba intentando encenderlo nuevamente cuando alguien afuera del jeep comenzó a gritar que se estaba incendiando.