Cientos de símbolos de ciudades y países de todo el mundo como el Big Ben de Londres, la Gran Muralla china y la Torre de Tokio apagaron sus luces el sábado como parte de una iniciativa global para llamar la atención sobre el cambio climático.

La Hora de la Tierra, que se lleva a cabo el último sábado de marzo, comenzó a realizarse en 2007 sólo en la ciudad australiana de Sidney. Y este año el Puente del Puerto y la Opera de Sidney, dos emblemas de esta ciudad, quedaron en penumbra otra vez durante 60 minutos.

Cada año, por la disposición de los husos horarios, Australia figura entre los primeros países en apagar las luces.

En Nueva Zelanda, la Torre del Cielo en Auckland y los edificios del Parlamento en Wellington habían apagado las luces un par de horas antes.

En Hong Kong, los edificios que flanquean el Puerto Victoria, incluido el Centro Financiero Internacional, el segundo edificio más alto en el sur de China, quedaron a oscuras.

La organización ambientalista WWF, con sede en Washington, promueve y realiza el acto, e informó que el número de países y territorios que participan creció de 135 el año pasado a 147 en éste. Libia, Argelia, Bután y Guinea Francesa figuran entre los países que participarían por vez primera.

"El calentamiento global es un tema importante", dijo Rudy Ko, del grupo ambientalista Sociedad de las Areas Silvestres, con sede en Taiwán. "Todo el mundo puede ayudar a reducir el problema si apagan las luces".

Ko indicó que los niños deben invitar a sus padres a "apagar las luces, salir, acudir a los parques, hacer algo de ejercicio y disfrutar de algún tiempo en familia en lugar de ver la televisión o usar los videojuegos".

En Berlín se encendieron 5.000 velas con la forma de un globo terráqueo frente a la Puerta de Brandenburgo antes de que las autoridades apagaran las luces del monumento.

En París se esperaba que más de 230 monumentos apagaran sus luces por una hora, entre ellos la catedral de Notre Dame y el Arco del Triunfo, así como puentes y fuentes sobre el río Sena. La excepción sería la Torre Eiffel, que sólo se apagaría cinco minutos por "razones de seguridad", de acuerdo con la alcaldía.

En Londres, el Big Ben, el Palacio de Buckingham, el Puente de la Torre y la catedral de San Pablo también se apagaron el sábado.

"Unámonos para hacer de nuestro mundo una fuente sustentable de nuestro futuro como humanidad en este planeta", dijo en Twitter el Centro de la Memoria Nelson Mandela.

Las naciones nórdicas también participaron al apagar las oficinas de gobierno y municipales, como el castillo de Estocolmo y la gran arena deportiva de la capital sueca. Gotemburgo, la ciudad más grande de Suecia, apagó su principal bulevar. En San Petersburgo, Rusia, las personas lanzaron linternas de papel al aire.

"La Hora de la Tierra 2012 es una celebración del poder de la gente; el mayor acto masivo en apoyo del planeta", dijo Dermot O'Gorman, de la WWF, en Sidney.

___

Periodistas de The Associated Press en todo el mundo colaboraron con este despacho.

___

En internet:

http://www.earthhour.org