El primer evento público en el Estadio Olímpico de Londres permitió el sábado a 5.000 corredores cruzar la meta en la pista para las olimpiadas de 2012.

Los ganadores de un sorteo nacional corrieron una ruta de ocho kilómetros alrededor del Parque Olímpico, concluyendo en el estadio de 80.000 asientos donde atletas como el astro Usain Bolt competirán por el oro en menos de cinco meses.

Una nieta de la reina Isabel II, la princesa Beatriz, tomó parte en la carrera y entregó las medallas a los ganadores.

La princesa, primera miembro de la familia real en completar el maratón de Londres, dijo que estaba "extasiada de poder desempeñar un papel en una ocasión tan histórica".

La primera persona en cruzar oficialmente la meta fue Stuart Bloor, que padece de espina bífida y necesita de una silla de ruedas para desplazarse.