Dos monjes tibetanos se prendieron fuego en una ciudad del oeste de China dentro de la reciente oleada de este tipo de autoinmolaciones en protesta contra el dominio chino, dijeron el sábado monjes y un grupo defensor del Tíbet.

Se desconoce el estado de salud de ambos monjes tras de que se prendieran fuego el viernes en Maerkang, dijo la organización Free Tibet (Tíbet Libre) con sede en Londres.

Sin embargo, monjes exiliados en Dharmsala, India, afirmaron que uno de ellos perdió la vida y que la policía se lo llevó con el otro monje a un hospital del gobierno para impedir un brote de protestas mayores.

Los monjes que se prendieron fuego, a los que se identificó como Tenpa Darjey y Chimey Palden, procedían de un monasterio a 80 kilómetros (50 millas) de distancia.

Cuando otros monjes se enteraron de las inmolaciones, se dirigieron a la ciudad pero la policía les impidió que continuaran el camino, dijeron los exiliados Losang Yeshe y Kanyag Tsering.

Las oficinas de la policía y el gobierno en Maerkang, a la que los tibetanos conocen como Markham, se abstuvieron de hacer comentarios o señalaron que desconocían las autoinmolaciones cuando fueron contactadas el sábado.

Si se confirman estas muertas, las mismas se elevarán a más de 30 en un espacio de poco más de un año y que corresponden a personas que protestan contra el endurecimiento de las medidas de seguridad y los controles de China sobre las prácticas religiosas budistas, parte de la cultura central tibetana.

Muchos de los que se han inmolado son monjes y monjas que formaban parte de los principales manifestantes que protestan contra el dominio que ejerce China, a menudo con mano dura, sobre el Tíbet.