El presidente Hugo Chávez denunció el sábado que líderes de oposición planean un supuesto complot para desconocer los resultados de los comicios presidenciales de octubre, ya que estarían convencidos de que será reelegido para un nuevo mandato de seis años.

"Como ellos saben que están perdiendo, estoy denunciando los planes que ellos están haciendo para tratar de generar violencia, para tratar de desestabilizar al país", dijo el mandatario en un discurso transmitido en cadena de radio y televisión.

"Lo más probable es que ellos no reconozcan nuestro triunfo, y ya están haciendo sus contactos en Estados Unidos y en otros países, en organismos internacionales" para denunciar un "fraude" en las elecciones del 7 de octubre, comentó.

También advirtió a las grandes empresas, en particular los propietarios de bancos que simpatizan con la oposición, que sus negocios podrían ser nacionalizados, si su gobierno descubren que han financiado de algún modo a los supuestos conspiradores. Chávez no ofreció evidencias que respaldan sus acusaciones.

"Como yo se que hay banqueros privados que están apoyando y con mucho dinero a la oposición, tengan cuidado, señores banqueros privados... una cosa es que apoyen a un movimiento democrático... y otra cosa es que estén apoyando movimientos desestabilizadores", acotó.

Añadió que ordenó a su vicepresidente "que se reúna con los banqueros para cantarles la verdad, para que después no anden llorando por allí, 'Ay Chávez me quitó el banco'''.

El mandatario dijo que ordenó a los cuerpos de inteligencia de vigilar a gobernadores y alcaldes opositores, así como los jefes de sus respectivas fuerzas policiales, para garantizar que estás no se usen para generar violencia cuando se conozcan los resultados electorales.

"Ellos no van poder lograr, ganarnos las elecciones del 7 de octubre, jamás lo van a lograr, inventen lo que inventen", agregó.

Líderes de la oposición desestimaron las denuncias y sostienen que el gobernante busca atemorizar a los electores y minar las fuentes de financiamiento de la campaña de Henrique Capriles, de 39 años, que en primarias realizadas el 12 de febrero y abiertas a todos los venezolanos mayores de 18 años, se convirtió en el candidato único de la oposición. En esas primarias votaron tres millones de los 18 millones registrados en el padrón electoral.

"Nosotros estamos haciendo una campaña de altura y estamos comprometidos a aceptar la voluntad de las personas", dijo Capriles a la prensa.

"Con esas denuncias lo que se busca es meterle miedo a un pueblo, que está decidido a cambiar y no lo atemoriza nadie", agregó.

A diferencia de las contiendas presidenciales de 2000 y 2006, la mayoría de los analistas coinciden en que la oposición se encuentra en mejores condiciones para enfrentar a Chávez debido al desgaste que vive el mandatario después de 13 años de gobierno y la acumulación de problemas como la creciente criminalidad y una galopante inflación.

Capriles, gobernador del estado central de Miranda, dice que favorece los programas sociales para los pobres, pero también critica las expropiaciones de Chávez de la empresa privada y dice que si es elegido tratará de fomentar la inversión privada para crear puestos de trabajo.