El veterano político y ex guerrillero Antonio Navarro renunció a su cargo el viernes como secretario de gobierno de la Alcaldía de Bogotá, la mayor alcaldía del país, aduciendo razones personales.

Hizo el anuncio en la alcaldía junto al burgomaestre, el también ex miembro del M-19 y ex senador de izquierda Gustavo Petro, en un aparente intento de desvirtuar versiones de prensa sobre roces y desacuerdos políticos entre los dos funcionarios por motivos como la escogencia de alcaldes para comunidades locales de Bogotá, entre otros asuntos.

Navarro, de 63 años y con una extensa carrera política después de dejar las armas en el desmovilizado grupo rebelde Movimiento 19 de Abril (M-19), afirmó que la renuncia era "irrevocable".

Dijo que como se trataba de razones personales, no las comentaría, y descartó versiones que aseguraban que su salida se debió a que estaba enfermo.

El alcalde Petro señaló que en el gobierno distrital "no hay crisis".