Los problemas en las rodillas de Rafael Nadal volvieron a marginarlo de un torneo, y el tenista español espera recuperarse a tiempo para no perderse la inminente temporada en arcilla.

Nadal se retiró el viernes del Masters de Miami, horas antes de su partido contra el británico Andy Murray por las semifinales del torneo, debido a una lesión en la rodilla izquierda que lo tuvo a maltraer en partidos recientes.

Murray avanzó sin jugar a la final del domingo, en la que enfrentará al ganador del duelo de semifinales entre el favorito serbio Novak Djokovic y el argentino Juan Mónaco.

Nadal señaló que el problema en la rodilla ha empeorado y que el tratamiento que recibió el jueves no ayudó. Indicó que pronto será examinado por un médico y se expresó optimista de que no estará mucho tiempo inactivo.

"Parece que no es muy distinto a lo que ha pasado antes", comentó. "Ojalá con unos cuantos días de descanso y con el tratamiento adecuado, esté en condiciones de comenzar a practicar en arcilla. Sé lo que tengo que hacer para mejorar rápido, y eso es lo que trataremos de hacer".

El segundo del ranking mundial indicó que sigue en pie su plan de comenzar la temporada en arcilla el 16 de abril en el Masters de Montecarlo.

Nadal ha tenido problemas en las rodillas en años recientes, y la rodilla izquierda le molesta desde el Masters de Indian Wells, en el que fue eliminado en semifinales por Roger Federer.

Nadal recibió atención médica en la rodilla durante su triunfo en la cuarta ronda en Cayo Vizcaíno, y luego dijo que no estaba en las mejores condiciones físicas.

Poco antes del Abierto de Australia en enero, Nadal se lastimó la rodilla derecha mientras estaba sentado en una silla en su hotel, e incluso llegó a temer que podría perderse el torneo. En cambio, alcanzó la final en la que perdió ante Djokovic en un épico partido de seis horas.

Nadal no disputó torneos en febrero para descansar las rodillas, pero dijo que incluso en ese momento la rodilla izquierda le dio algunos problemas mientras se entrenaba en España.

"Hago lo mejor posible en cada momento, con o sin dolor", señaló el español. "Pero cuando veo que la situación llegó al límite y no puedo, pues no puedo".

El ganador de 10 títulos de Grand Slam buscaba su primera coronación en el Masters de Miami.

"Lo lamento por los fanáticos, lo siento mucho por el torneo. Lo siento mucho por todos los que querían ver el partido por televisión, por todos".

"No me gusta hacerlo. Estoy muy triste por tener que salir antes de un partido muy bonito, una semifinal contra Andy".