El Ministerio de Defensa de Japón ordenó el viernes a sus unidades de misiles que intercepten el cohete que Corea del Norte lanzará en abril si la nave o parte de la misma amenaza con caer en territorio japonés.

El ministro de Defensa, Naoko Tanaka, emitió la orden durante una reunión del consejo de seguridad nacional de Japón.

La medida fue dispuesta después de que a principios de semana el mando militar recibiera la orden de prepararse para derribar el cohete norcoreano si éste ingresa en espacio aéreo japonés.

El cohete norcoreano Unha-3 pasará, según las previsiones, por el oeste de Japón cuando despegue de la costa oeste de Corea del Norte, entre el 12 y el 16 de abril.

La trayectoria del cohete ha suscitado preocupación de que un lanzamiento fallido, o la caída de alguna parte de las etapas del cohete, ponga en peligro la vida de personas o cause daños en Japón.

El secretario en jefe del gabinete, Osamu Fujimura, exhortó a las personas a que mantengan la calma y afirmó que el mando militar efectúa los preparativos necesarios "por si acaso".

"No creemos que nada caerá sobre territorio de Japón. Por favor efectúen sus actividades y negocios como siempre", agregó.

El Ministerio de Defensa de Japón dijo en un comunicado que el país enviará al Pacífico y al Mar de China Oriental destructores equipados con sistemas de defensa de misiles Aegis y desplegará lanzadores móviles de misiles Patriot en las islas de Okinawa.

Una unidad interceptora de misiles posiblemente también será instalada en Tokio, aunque la capital se ubica muy distante de la ruta prevista del vuelo de la nave.

Corea del Norte dijo que el objetivo del lanzamiento es la colocación de un satélite en órbita. Japón, Estados Unidos y otros países aseguran que Corea del Norte pretende con el lanzamiento probar la capacidad de sus misiles de largo alcance, en violación a acuerdos internacionales.