Una nueva estación aeronaval para custodiar el litoral de la península de Azuero en el Pacífico, considerada una ruta para el trasiego de cocaína, fue inaugurada el viernes como parte de un plan del gobierno para blindar las costas panameñas en el combate del narcotráfico.

"Seguimos corroborando que el narcotráfico ha variado no sólo las formas sino también las rutas", afirmó el ministro de Seguridad Pública, José Raúl Mulino, durante la apertura de la estación aeronaval.

Apuntó que pandilleros y narcotraficantes han buscado esconderse en pueblos del interior cuyos habitantes se ven afectados por las actividades delictivas.

La estación fue instalada en el Puerto de Mensabé, en la central provincia de Los Santos, a 320 kilómetros al oeste de la capital. Es un poblado costero de pescadores en la península de Azuero.

"En toda la línea costera de nuestro país están identificadas muchas rutas (para el trasiego de drogas). Esta es una de ellas", dijo a The Associated Press el subcomisionado Osvaldo Ureña, del Servicio Nacional Aeronaval (SENAN).

"En todo lo que es la costa de Azuero hay diferentes puntos en donde ya tenían por costumbre estos individuos a realizar estas acciones para el desembarco de estupefacientes", subrayó.

Precisamente en febrero pasado, el SENAN decomisó 1.300 kilos de cocaína en la localidad costera de Punta Mariato, en la península de Azuero, en la provincia de Veraguas. La droga era transportada en una lancha que había salido del puerto colombiano de Urabá, dijo el director del SENAN, Belsio González.

Sobre la península "dos o tres veces al mes hacen incursión estos narcoterroristas del hermano país de Colombia", apuntó.

La base compartirá operaciones con otras tres estaciones instaladas por el gobierno en el Pacífico: la de Piña en la provincia de Darién, fronteriza con Colombia; la de La isla Chapera en el archipiélago de Las Perlas en el provincia de Panamá y con otra en isla Coiba.

"Esta estación forma parte de una estrategia... queremos reforzar todo el país", enfatizó Mulino al hacer referencia que en el quinquenio de gobierno del presidente Ricardo Martinelli, cuyo mandato concluye en el 2014, se proyecta una inversión en materia de seguridad de al menos 973 millones de dólares.

La estación en puerto Mensabé, cuya inversión inicial fue por el orden de 1,2 millón de dólares, tiene capacidad para albergar a unas 40 unidades por turno. En ella también operaran otras instancias gubernamentales como la de migración, aduanas y la de recursos acuáticos.

El plan de las autoridades para blindar las costas panameñas se complementará con la instalación de radares fabricados en Italia en ambas costas y con el patrullaje a través de nuevas lanchas y aeronaves.