Fernando Botero y el presidente de México Felipe Calderón inauguraron el jueves la muestra retrospectiva más grande que se haya hecho de la obra del artista colombiano, organizada con motivo de su cumpleaños 80 y que albergará el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana.

"Exponer en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México es un alto honor que marca, sin duda, uno de los momentos más trascendentales de mi carrera artística que se ha extendido por más de 65 años. Siempre he admirado el vasto legado cultural de México, desde su arte precolombino, hasta la riqueza del arte popular mexicano de la actualidad", dijo Botero durante la inauguración de la muestra titulada "Fernando Botero: una celebración".

El artista antioqueño recordó que, en sus inicios como pintor, el contacto que tuvo con Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, los tres grandes del muralismo mexicano, le confirmó que debía inspirarse en su tierra y en los recuerdos para desarrollar su obra artística.

"En México entendí que el arte local podía ser arte universal", expresó Botero.

Por su parte, el presidente Calderón expresó su emoción de que México funja como gran anfitrión de esta muestra, a la que se refirió como "un regalo para los mexicanos".

"Botero se ha convertido en un latinoamericano universal, probablemente el artista latinoamericano más admirado y querido de nuestros tiempos", señaló el mandatario.

Calderón también destacó la cercanía que existe a nivel cultural, social y artístico entre México y Colombia.

"Hemos caminado juntos desde hace siglos, esa cercanía nos permite compartir una visión común, una visión latinoamericana de la cultura que tiene una representación única que los mexicanos la sentimos nuestra", añadió.

El mandatario mexicano incluso parafraseó a Botero en su discurso sobre el pintor colombiano: "El arte sirve como testimonio que perdura en el tiempo y en la memoria colectiva y usted, maestro, está presente en la memoria colectiva de México".

Calderón reveló que dio especial seguimiento a la serie "El Circo", que fue inspirada por un espectáculo circense al que el colombiano acudió hace unos años en el puerto de Zihuatanejo, ubicado en el estado mexicano de Guerrero.

Destacó que al revisar la obra del antioqueño, una de las series que más le cautivó fue la de "Abu Ghraib", que Botero pintó para manifestar su repudio a las atrocidades cometidas en la prisión militar homónima cerca de Bagdad, donde soldados estadounidenses torturaron a prisioneros iraquíes en 2003.

Además del presidente, Fernando Botero estuvo acompañado por el embajador de Colombia en México, José Gabriel Ortiz; la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes,Consuelo Sáizar; el secretario de Educación Pública, José Angel Córdova; y Lina Botero, hija del artista y curadora de la muestra.

"Fernando Botero: una celebración", la quinta exposición del colombiano en México, enmarca el cumpleaños número 80 del artista, a celebrarse el próximo 19 de abril, y sus 65 años de actividad artística.

La muestra está organizada en 10 núcleos temáticos: Obra temprana, América Latina, Religión y clero, Dibujo y técnica mixta, Escultura, El Circo, Abu Ghraib, Versiones, La corrida y Naturaleza muerta.

A la exposición conmemorativa en el Museo del Palacio de Bellas Artes se sumará una serie de actividades del 29 de marzo al 17 de junio. "Fernando Botero: una celebración" incluye 177 piezas entre pinturas, dibujos y esculturas del artista.

La muestra está integrada por obras procedentes de colecciones particulares y públicas como el Museo de Berkeley de la Universidad de California o la colección de la Fundación Mary Street Jenkins.