Los consumidores estadounidenses elevaron su gasto durante febrero en la mayor proporción que se haya observado en siete meses, pese a que sus ingresos permanecieron prácticamente estancados, informó el viernes el Departamento de Comercio.

Además, la tasa de ahorro de los estadounidenses cayó a su peor nivel en más de dos años.

El Departamento de Comercio indicó el viernes que el gasto del consumidor se incrementó 0,8% el mes pasado. Los ingresos aumentaron 0,2%, la misma proporción anémica que se reportó en enero. Y si se toma en cuenta la inflación, los ingresos después de impuestos cayeron por segundo mes en fila.

Empero, los consumidores gastan más después de que se presentó el mejor trimestre en materia de contratación de empleados en dos años. Paul Dales, un economista para Capital Economics, sugirió que el crecimiento anual estimado para la economía en el trimestre actual de enero a marzo podría ser modificado — a 2,5% aproximadamente, en comparación con las estimaciones previas cercanas al 2%.

Sin embargo, Dales advirtió que en cierto momento, los consumidores no podrán recurrir más a sus ahorros. Se requiere mayor avance del empleo para impulsar el ingreso de los consumidores.

Parte del gasto más fuerte del mes pasado reflejó un incremento en el precio de combustible. Pero los consumidores también gastaron más en otros productos y servicios. Tras excluir la inflación, que se debió principalmente al precio del combustible, el gasto aumentó en un sólido 0,5%.

En febrero, la tasa de ahorros cayó a 3,7% del ingreso después de los impuestos. Ese fue el nivel más bajo desde agosto de 2009. La tasa de ahorro fue de 4,3% en enero y durante todo el año pasado promedió 4,7%.

La economía agregó un promedio de 245.000 empleos mensuales de diciembre a febrero. Eso ha reducido la tasa de desempleo a 8,3%, la más baja en tres años. La mayoría de los economistas esperan que una cifra similar de puestos totales se haya sumado en marzo.

Hasta ahora, una mayor contratación aún no ha impulsado el crecimiento. La economía estadounidense aumentó a un ritmo anual del 3% en el trimestre octubre-diciembre y la mayoría de los analistas espera que ese ritmo disminuya en el trimestre enero-marzo.

Los gastos del consumidor representan el 70% de la actividad económica.

Los economistas esperan que el crecimiento repunte durante el año mientras el aumento en las contrataciones impulsa la economía del país.