Para ser amigos no hace falta tener las mismas creencias, aseguró el ex presidente cubano Fidel Castro poco después de la visita del Papa Benedicto XVI a la nación caribeña y de comentarios de este en el sentido de que la ideología marxista no era viable.

Castro, quien se reunió con Benedicto el miércoles, publicó una de sus sus columnas de opinión el viernes en la que explicó que "para compartir la amistad no hay que compartir las creencias".

El Sumo Pontífice visitó Cuba procedente de México entre el 26 y el 28 de marzo.

Poco antes de arribar, Benedicto XVI, dijo a periodistas que a su criterio el marxismo tal como lo conocemos no era una alternativa real para el mundo actual.

Durante sus jornadas en la isla, Benedicto XVI pidió más espacio para la religión en Cuba, un estado laico, un reclamo histórico de la institución religiosa que desea tener escuelas y acceso a los medios de comunicación, ambos completamente estatales aquí.

Pero también criticó las sanciones económicas de Estados Unidos que buscan presionar para cambios en el modelo político de la isla.

Castro no aludió el encuentro que sostuvo el miércoles con el jerarca católico en la sede de la Nunciatura Apostólica de esta capital.