El papa Benedicto XVI nombró como obispo de Tepic, México, a monseñor Luis Artemio Flores Calzada, quien era obispo de Valle de Chalco, informó el viernes la oficina de prensa de la Santa Sede.

Flores Calzada nació en San Antonio Tultitlán, diócesis de Cuautitlán, el 28 de abril de 1949.

Estudió filosofía y teología en el seminario mayor de Durango y sucesivamente en la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma, donde obtuvo el título en teología dogmática.

Realizó además un curso de escritura sagrada en Jerusalén y, de regreso en su país, estudió derecho canónigo en la Pontificia Universidad de México.

Fue ordenado sacerdote el 17 de octubre de 1974 por la diócesis de Texcoco, tras lo cual fue vicario parroquial, párroco, prefecto y profesor en el seminario menor y mayor, juez y promotor de justicia en el tribunal diocesano y vicario episcopal de la II vicaría de Texcoco.

El 8 de julio de 2003 fue nombrado primer obispo del Valle de Chalco y recibió la ordenación episcopal el 8 de septiembre sucesivo.

En la Conferencia Episcopal Mexicana es responsable de la comisión episcopal para la pastoral de la comunicación.