Rosario Central se convirtió en el último equipo en avanzar a los octavos de final de la Copa Argentina, en la que Boca Juniors y River Plate podrían chocar en la final.

Central venció 5-4 a Vélez Sarsfield en los penales, instancia a la que se llegó tras el empate 1-1 durante 90 minutos en la ciudad de Salta la noche del jueves.

El conjunto rosarino milita en el Nacional B, mientas que Vélez es un club de la primera división.

La llave quedó conformada de tal manera que Boca y River, protagonistas de la principal rivalidad del balompié nacional, podrían chocar en la final y no antes.

En la etapa anterior, Boca eliminó a Central Córdoba de Rosario y River a Sportivo Belgrano de Córdoba.

Boca fue campeón del último Apertura, mientras que River perdió la categoría a mediados de 2011 por primera vez en sus 110 años de historia.

Sin embargo, River es el equipo más laureado en el fútbol argentino con 33 títulos, seguido por Boca con 24.

En octavos de final, River jugará con Quilmes el 11 de abril en San Juan, mientras Boca se medirá con Olimpo el 25 de ese mismo mes en Catamarca.

De los 16 equipos sobrevivientes, solo la mitad son de la primera división: Boca, Olimpo, Tigre, Argentinos Juniors, San Lorenzo, Atlético Rafaela, Racing y Belgrano.

De un escalón inferior quedaron River, Quilmes, Deportivo Merlo, Rosario Central y Atlético Tucumán, mientras que de categorías aún menores figuran Sarmiento de Junín, Barracas Central y Sarmiento de Chaco.

La Copa Argentina se asemeja a la Copa del Rey española ya que integra a todas las categorías del fútbol nacional.

Se inició en agosto pasado con un total de 186 equipos, desde los más humildes hasta los más poderosos.

Todos los partidos son por eliminación directa y en terreno neutral y la final está prevista para fines de mayo próximo.