A menos de cuatro meses de la inauguración de los Juegos Olímpicos, el COI afirmó que confía que la justa de Londres brindará "un verano inigualable" en Gran Bretaña.

La comisión de coordinación del COI culminó el viernes su décima y última visita de inspección a Londres y presentó una evaluación positiva sobre los preparativos de los organizadores para los Juegos que se realizarán del 27 de julio al 12 de agosto.

"Londres está listo para recibir al mundo", dijo el jefe de la comisión, Denis Oswald. "Podemos sentir que Londres tiene la fiebre de los Juegos".

Un pequeño grupo de manifestantes protestó cerca contra el patrocinador olímpico Dow Chemicals, por su vínculo con el desastre químico de 1984 en Bhopal, India. Las autoridades de Londres recibieron una petición firmada por más de 25.000 personas, y el jefe del comité organizador local Sebastian Coe dijo que estaba dispuesto a reunirse con el grupo.

En tanto, el COI dijo que no tiene problemas con el comité organizador local, que ya completó la construcción de todas las sedes olímpicas y que afirma que se mantendrá dentro del presupuesto de 9.300 millones de libras (14.800 millones de dólares).

"No cabe duda que este verano será como ningún otro verano en el Reino Unido", dijo Oswald en una rueda de prensa junto con Coe y el director ejecutivo del comité local, Paul Deighton. "El mundo espera mucho de Londres, pero sabemos que Londres está listo y que la gente no se defraudará".

Oswald indicó que todavía faltan muchas cosas por completar en Londres, pero que se trata sólo de detalles menores.

"Tienen cuatro meses para eso", expresó.

Oswald y el director ejecutivo del COI, Gilbert Felli, visitaron esta semana el estadio Olímpico en el este de Londres y revisaron los planes para el movimiento del público y los atletas durante la ceremonia inaugural.

La ceremonia, que será dirigida por el cineasta Danny Boyle, comenzará a las 21.00 hora local. El COI ordenó que tiene que terminar antes de la medianoche para que los atletas puedan descansar.

Oswald señaló que el comité organizador decidirá quién enciende el pebetero olímpico, pero la identidad de la persona permanecerá secreta.

"Sé que no soy yo", señaló Oswalt. "No es Seb".