La nueva terminal internacional en el aeropuerto más transitado en el mundo está diseñada para ayudar a Atlanta a capturar más del lucrativo mercado de viajeros globales, especialmente en rutas hacia América Latina y Asia.

Sus líneas ondulantes, amplias ventanas y atractivas piezas de arte son un marcado contraste con el diseño cuadrado del resto del aeropuerto Hartsfield-Jackson Atlanta International. Los administradores esperan que la terminal, con un costo de 1.400 millones de dólares, convenza a las aerolíneas a planificar aún más de sus rutas a través de la ciudad.

"Esta es la nueva entrada global a Estados Unidos. Le da a los pasajeros internacionales su propia terminal y crea una nueva puerta delantera para el aeropuerto", dijo Al Snedeker, portavoz del Hartsfield-Jackson. "Y alivia la carga en el resto de las instalaciones".

El aeropuerto lidió con casi 10 millones de pasajeros internacionales el año pasado, y la Agencia Federal de Aviación predice que la cifra va a aumentar a más de 13 millones para el 2015.

Las renovaciones se producen en momentos en que Delta Air Lines, con sede en Atlanta y el mayor usuario del aeropuerto, está reduciendo levemente sus vuelos internacionales en medio del alza en los precios del combustible. Pero ni los funcionarios del aeropuerto ni los ejecutivos de la aerolínea esperan que eso tenga más que un efecto a corto plazo.

"La terminal internacional es un beneficio a largo plazo que consideramos la base del crecimiento en nuestra principal vía internacional", dijo Trebor Banstetter, vocero de Delta.

"Si Atlanta y Delta van a competir en el mercado global, se necesita la nueva terminal", dijo el analista Michael Boyd.

Dijo que Atlanta y sus rivales en Estados Unidos están buscando colocarse como escalas en largas rutas entre ciudades en continentes diferentes.

"El futuro va a ser cuál de los aeropuertos de conexiones se convierte en portal global que no solamente lleva a pasajeros desde y hacia Atlanta, sino lleva a personas desde Buenos Aires hasta Shanghai, a través de Atlanta", dijo. "El mayor flujo va a ser entre Latinoamérica y Asia, y Estados Unidos está en el medio".

La nueva terminal tiene 12 puertas para vuelos internacionales, lo que le da al aeropuerto un total de 40. Eso es suficiente para permitir que Delta y otras aerolíneas ofrezcan nuevas rutas al tiempo que alivia la carga en las otras cinco terminales del aeropuerto.

Los cambios están ayudando a Atlanta a mantenerse a la par de otros aeropuertos internacionales importantes.

El aeropuerto de Beijing, el segundo más transitado en el mundo, completó una expansión que incluyó una tercera pista y una enorme terminal de acero y vidrio para las Olimpiadas del 2008. Y el Aeropuerto Internacional O'Hare, en Chicago, tercero más transitado, está sometiéndose a una expansión de 15.000 millones de dólares que va a añadir una nueva pista y otras mejoras.