El tibetano exiliado que se quemó vivo un día antes de la visita del presidente de China a la India, dejó una carta pidiendo al mundo que "defienda al Tíbet", dijeron activistas tibetanos.

Jamphel Yeshi, de 27 años, escribió en la carta: Si "ustedes tienen control sobre su vida, creo que ha llegado el día de sacrificar su vida". Fue traducido en la página de internet activista Burning Tibet.

Yeshi se prendió fuego durante una protesta en contra de China el lunes y murió a causa de las quemaduras en miércoles.

La policía ha detenido a cientos de tibetanos y selló los barrios tibetanos en Nueva Delhi, por temer que hubiera protestas embarazosas para el presidente de China Hu Jintao.

Hu está en Nueva Delhi para la cumbre del bloque de naciones emergentes conocida como BRICS, junto con India, Rusia, Brasil y Sudáfrica.