Un hispano fue detenido en California por homicidio involuntario debido a que, al reportar un robo, inventó que los asaltantes estaban armados y en la respuesta policial murió a tiros uno de los sospechosos, informaron las autoridades.

Oscar Carrillo llamó a los servicios de emergencia para denunciar que dos jóvenes negros con suéteres negros y sombreros le habían robado una mochila de su automóvil y luego le apuntaron con una pistola en la cara cuando huían, dijo el jefe de la Policía de Pasadena, Philip Sánchez.

En su llamado al número de emergencias 911, Carrillo insistió en que los dos sospechosos estaban armados. En un tiroteo posterior por parte de la Policía fue muerto Kendrec McDade, un estudiante universitario de 19 años de edad.

Los hechos ocurrieron en la noche del sábado cuando Carrillo estaba pidiendo unos tacos y vio a dos jóvenes negros sustrayendo la mochila de su auto.

El teniente Phlunte Riddle relató por su lado que un policía le bloqueó con su vehículo el paso a McDade en un callejón. Al ver que el sospechoso hacía un movimiento hacia la cintura, el agente abrió fuego, al igual que uno de sus compañeros que lo asistía.

McDade, quien estaba a unos tres metros (10 pies) del carro policial en el incidente, murió de las heridas de bala en el Hospital Huntington. McDade, estudiante del Citrus College, era un jugador destacado del equipo de fútbol americano en la preparatoria de Azusa.

"Los actos de la persona que llamó al 911 sugestionaron a los policías", dijo Sánchez el miércoles.

En declaraciones hechas el lunes, Sánchez dijo que Carrillo admitió que inventó el relato de las armas para agilizar la respuesta de la Policía. Los detectives creen ahora que McDade y el otro sospechoso, también joven, estaban desarmados, dijo Riddle.

Carrillo fue detenido el miércoles por homicidio involuntario.

Sánchez dijo que en el video de una cámara de seguridad se observa a los dos jóvenes involucrados en el robo de la mochila del coche de Carrillo, según el diario Los Angeles Times. Sánchez dijo que McDade estaba al asecho durante el robo.

El otro sospechoso está detenido por los cargos de robo a comercio, robo mayor y omisión a registrarse como miembro de una pandilla como condición de la libertad bajo palabra en que se encontraba, refirió Sánchez.