Una banda insurgente emboscó un convoy de suministros para la coalición de la OTAN en un área montañosa del oeste afgano, siendo repelida en un enfrentamiento de tres horas que dejó 20 muertos, un soldado afgano, cinco guardias de seguridad y 14 atacantes, informaron el jueves las autoridades afganas.

Najibullah Najibi, portavoz del Ejército Nacional Afgano, de la región oeste, dijo que la batalla ocurrió el miércoles en un tramo de la autopista transitada habitualmente por los camiones que llevan suministros a la coalición emplazada en el distrito Bala Buluk, provincia de Fara.

"El combate fue intenso y enviamos refuerzos", destacó Najibi.

La versión de bajas entre los milicianos muertos variaba.

Raouf Ahmadi, vocero de la Policía Nacional Afgana en el oeste, dijo que más de 30 milicianos murieron y otros 10 quedaron heridos.

Sin embargo, Sayed Abdul Wahid, funcionario de la empresa de seguridad Arya, informó que su personal que se defendía con fusiles AK-47 fueron superados por los milicianos que usaban armamento pesado, inclusive granadas propulsadas por cohetes y ametralladoras. Dijo que cinco de sus empleados murieron y otros cinco quedaron heridos por los insurgentes que quemaron tres vehículos del convoy.