A juzgar por sus nuevas canciones "Evil Twin" y "R U Mine?", los Arctic Monkeys preparan un sonido más oscuro para su próximo disco.

La banda de rock británica, en México como parte de una gira latinoamericana, dijo que está trabajando en la producción de su quinto álbum de estudio, que saldría a la venta el próximo año.

"Pensamos que probablemente después del próximo verano la banda se otorgue un receso para comenzar a escribir y de ser así, podríamos pensar que en 2013 el nuevo álbum esté listo", dijo el miércoles a la AP el baterista Matt Helders, en una entrevista previa a su actuación en el Palacio de los Deportes capitalino.

"R U Mine?" y "Evil Twin", que la agrupación empezó a tocar hace un par de semanas en sus conciertos, ejemplifican muy bien el camino que los Arctic Monkeys adoptarían, añadió Helders, con toques más oscuros y guitarras más pesadas que reflejan la influencia del músico estadounidense Josh Homme, de la banda Queens Of The Stone Age, quien fungió como productor de su disco "Humbug" de 2009.

"Esas dos canciones han tenido muy buena aceptación en los conciertos, son cortes con muchos riffs y un poco más pesadas al resto de nuestros temas. Definitivamente creo que en esta ocasión tomaremos un camino diferente al de los otros discos", señaló.

A una década de su aparición en los escenarios, el cuarteto también conformado por el vocalista Alex Turner, el guitarrista Jamie Cook y el bajista Nick O'Malley goza de una posición en la industria musical que lo ha llevado a encabezar festivales como Glastonbury en Inglaterra, Rock Am Ring en Alemania y Benicàssim en España.

En los próximos días la banda tendrá participaciones estelares en festivales del continente americano como Coachella, que se celebra anualmente en Indio, California; y la primera y segunda edición del Lollapalooza, en Brasil y Chile, respectivamente. Además, tocará en el Quilmes Rock Festival que se celebrará en Argentina el próximo 4 de abril.

"Es raro, pero desde nuestro primer álbum ('Whatever People Say I Am, That's What I Am Not' de 2006) nos ha tocado la suerte de encabezar festivales en el mundo", dijo Helders. "Quizá es una posición cómoda, pero es algo que disfrutamos mucho y siempre estamos dispuestos a salir y dar lo mejor de nosotros en el escenario".

Después de su participación en Coachella, el grupo ganador de los Brit Awards continuará con su gira "Suck it And See" por Estados Unidos, en compañía de los locales The Black Keys.

En su visita a México, el grupo recordó su accidentado debut en el país, en abril de 2010, cuando debido a la sobreventa de boletos el caos reinó, provocando que su recital en la explanada del Estadio Azteca se retrasara un par de horas y se pusiera en riesgo la integridad de los asistentes.

La espera fue una pesadilla. Entre empujones y gritos de miles de fans, la policía tuvo que intervenir para evitar que un grupo de gente enfurecida que pagó boletos VIP pudiera entrar a su lugar.

"Es bueno estar de regreso en México. Nuestra primera visita fue una experiencia loquísima. Parece que éste sería un concierto con mejor organización, así que siempre es agradable regresar a un país cuyos fans son de los mejores del mundo", comentó el baterista.

Arctic Monkeys complació el miércoles a unas 18.000 personas en el Palacio de los Deportes, de acuerdo con cifras de los organizadores del evento.

___

En Internet:

http://arcticmonkeys.com/