El Banco Mundial reveló el miércoles que los costos económicos del crimen y la violencia ascienden al 10% del producto interno bruto de Honduras y el 4% de las ventas del sector privado, en la inauguración de una cumbre internacional sobre seguridad ciudadana en esa nación centroamericana.

El gerente para Honduras de la entidad financiera, Giuseppe Zampaglione, explicó que con 7.104 personas asesinadas en 2011 en el país de poco mas de millones de habitantes "ni una sola familia de honduras no ha sido afectada por la violencia y el miedo en sus muchas y paralizantes formas".

Durante dos días, expertos de Estados Unidos, México, Colombia, Brasil y Honduras debatirán en Honduras sobre estrategias de seguridad basadas en el concepto de prevención de la violencia a través de las comunidades.

La embajadora de Estados Unidos, Lisa Kubiske, definió el encuentro como "una oportunidad de compartir y repetir las estrategias ya aplicadas en otras comunidades más seguras y prósperas".

Kubiske dijo que la clave para mejorar la seguridad esta en "la participación activa de las propias comunidades porque son ellas quienes más tienen que perder o ganar".

El presidente Porfirio Lobo afirmó en el encuentro que "sin seguridad, difícilmente podemos superar los niveles profundos de sufrimiento y privaciones que sufre nuestro pueblo por sus condiciones de pobreza extremas".

Lobo anunció que la tarde del miércoles lanzará una "cruzada por la vida" de la que no detalló el contenido, pero dijo que lo llevará "por todo el país" para reunirse con líderes sociales.

En las jornadas participaran expertos como Guillermo Céspedes, vicealcalde de Los Ángeles responsable de la lucha contra las pandillas en la ciudad, así como responsables de seguridad municipal de otras localidades de Estados Unidos, México, Brasil y Colombia.

El encuentro, denominado "Construyendo comunidades seguras" es auspiciado por la embajada y la agencia estadounidense de cooperaación internacional junto al Banco Mundial.

Honduras es el país con la tasa de homicidios más alta del mundo, 86,5 por cada 100.000 habitantes, según la oficina de Naciones Unidas para la Prevención del Crimen.