Un juez federal prohibió que las víctimas de los ataques terroristas de septiembre de 2001 reclamaran el dinero de un presunto miembro de al-Qaida que invirtió en una firma de corretaje de futuros de Chicago.

El juez de distrito Matthew Kennelly aprobó el martes una moción del gobierno para rechazar que las víctimas reclamaran los casi 7 millones de dólares.

El Departamento de Justicia asegura que Abu al Tayyeb, mediante un socio, depositó casi 27 millones de dólares en una cuenta con R.J. O'Brien & Associates en 2005. Sin embargo, malas decisiones de inversión redujeron el capital.

Funcionarios federales congelaron los activos e intentan obtener el dinero.

Víctimas de actos terroristas afirman que Tayyeb recaudó dinero para al-Qaida y planeó los ataques contra Estados Unidos. El abogado de las víctimas Sean Carte dijo que podrían modificar su argumento legal, agregando que hay muchas maneras de conseguir el dinero.