Los líderes de las cinco naciones emergentes de más rápido crecimiento acordaron el jueves dar un paso hacia la creación de un nuevo banco de desarrollo que pueda mejorar el acceso a capital por parte de naciones pobres.

Al tiempo de acusar a las actuales instituciones internacionales de no poder impulsar a las naciones pobres, el grupo de naciones emergentes conocido como BRICS — conformado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica — pidió a sus ministros de Finanzas que investigaran la creación de un banco de desarrollo como el Banco Mundial o el Banco Asiático de Desarrollo al que puedan respaldar. Asimismo, el grupo acordó impulsar los negocios y el comercio en sus propias monedas locales.

"Instituciones globales de incumbencia política y económica creados hace más de seis décadas no han mantenido el ritmo del cambio en el mundo", dijo el primer ministro indio Manmohan Singh ante la concurrencia. "Los países en desarrollo necesitan acceso a capital".

El presidente del Banco Mundial Robert Zoellick, que subraya la importancia del bloque al viajar a India, dio la bienvenida a la idea de un nuevo banco de desarrollo.

"Estaremos esperando trabajar con el (nuevo banco) para ver cómo podemos apalancar nuestras fortalezas", dijo al viajar por el estado oriental de Orissa, según el Press Trust de India. "Complementará el tipo de trabajo que hacemos".

Los países del BRICS representan 45% de la población mundial, un cuarto de su territorio y un cuarto de su economía con 13,5 billones de dólares. Expertos han cuestionado si es que el bloque representa algo más que meros mercados prometedores y oportunidades financieras. No cuentan con una plataforma común de seguridad y sí tienen, en cambio, vastas diferencias en materia de políticas exteriores.

El bloque busca incrementar su comercio de 230.000 millones de dólares a 500.000 millones de dólares para 2015.

Aunque el grupo ha logrado muy poco en sus tres previas reuniones, la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, insistió en un artículo de opinión publicado en el diario Times of India, que ha cambiado "el eje de la política internacional".

La reunión se realiza entre intensas medidas de seguridad luego de la inmolación del exiliado tibetano en una protesta en contra de China el lunes. El hotel donde se hospeda el presidente chino Hu Jintao estaba virtualmente cerrado.

El jefe de policía de Nueva Delhi, Rajan Bhagat, dijo que las autoridades habían detenido a varios manifestantes tibetanos en días recientes, pero que los dejaría en libertad a muchos de ellos dentro de unas horas.