Tres soldados sirios murieron el miércoles en enfrentamientos con fuerzas rebeldes en la provincia central de Homs, dijo un grupo de activistas, un día después que el presidente Bashar Assad anunció que aceptaba el plan de paz de las Naciones Unidas para resolver la crisis del país.

El grupo Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, de Gran Bretaña, dijo que el tiroteo comenzó cuando las fuerzas del gobierno trataron de ingresar al pueblo de Rastan, que está en manos de los rebeldes. El grupo de activistas también informó de choques en la provincia de Deir el-Zour una provincia fronteriza con Irak, y dijo que las tropas del gobierno habían disparado morteros a la ciudad de Homs.

Los nuevos combates coinciden con una rueda de diplomacia internacional que intenta poner fin al conflicto de un año que la ONU dice ha dejado por lo menos 9.000 muertos.