Amy Winehouse dejó una fortuna estimada en 2,94 millones de libras (4,66 millones de dólares) cuando murió el año pasado, indican los documentos testamentarios.

La diva del soul de 27 años fue hallada sin vida el 23 de julio en su casa de Londres.

Los documentos en poder del albacea testamentario, en este caso un magistrado, mostraron el miércoles que dejó activos por más 4,25 millones de libras (6,7 millones de dólares), monto que desciende a 2,94 millones tras el pago de deudas e impuestos.

En vista de que Winehouse no dejó un testamento, el dinero irá a sus padres. Los documentos mencionan al padre de la cantante, Mitch Winehouse, como administrador de su patrimonio.

Nada recibirá su ex marido, Blake Fielder-Civil, de quien la cantautora de "Rehab" se divorció en el 2009.

Winehouse saltó al estrellato en el 2006 con el álbum "Back to Black", pero enfrentó una larga lucha con su adicción al alcohol y las drogas. Una investigación determinó que murió por envenenamiento accidental de alcohol.