Bahrein tomará todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los equipos de Fórmula Uno y los fanáticos durante el Gran Premio de ese país el próximo mes, afirmó el miércoles el director del circuito.

Bahrein lleva un año inmerso en disturbios políticos, en los que han muerto al menos 50 personas. La carrera de 2011 fue cancelada debido a una ola de manifestaciones antigubernamentales y la reacción con mano dura de las autoridades.

El jeque Salman bin Isa Al-Khalifa le dijo a la AP que Bahrein es seguro, y señaló que el país está listo para realizar la carrera que alberga desde 2004.

"El país ya lo superó y estamos en la senda de la reconciliación", dijo el jefe Salman en una entrevista telefónica. Agregó que "un evento global con tanta publicidad" beneficiará a Bahrein.

"El regreso de la Fórmula Uno a Bahrein traerá muchas cosas buenas. Confío que se tomarán todas las medidas para garantizar la seguridad de los equipos y los fanáticos".

Indicó que no se implementarán medidas de seguridad especiales para la carrera del 22 de abril, a pesar que continúan los enfrentamientos entre manifestantes y el gobierno.

"En realidad el nivel de seguridad es alto todos los años, no sólo para la carrera de Fórmula Uno, sino para cualquier evento deportivo como este", dijo Salman.