Los resultados finales difundidos el miércoles por el liderazgo del partido israelí más grande indican que un ex jefe de la defensa obtuvo una convincente victoria frente a una ex negociadora con los palestinos.

Shaul Mofaz obtuvo el martes el 62% de los votos por el liderazgo del Partido Kadima, derrotando de forma convincente a Tzipi Livni, que recibió el 37%. A primeras horas del miércoles, Mofaz se mostró confiado en que podrá derrotar al primer ministro Benjamín Netanyahu en los comicios nacionales de octubre del 2013.

"Ganaremos la batalla política y nacional que encaremos", dijo entre aplausos y vítores de sus seguidores. "En las elecciones generales reemplazaremos al gobierno de Netanyahu".

Los sondeos indican que derrotar a Netanyahu será una tarea ardua para el centrista Kadima y que el partido, en la actualidad la facción más numerosa en el parlamento, está perdiendo respaldo en favor del Partido Laborista y el Partido Meretz. Kadima perderá además seguramente escaños ante Yair Lapid, que no ha formado aún un partido político.

Mofaz es más conocido por las tácticas contundentes que adoptó como jefe militar durante los cuatro años del levantamiento palestino que concluyeron en el 2004. En el 2008 convulsionó brevemente los mercados mundiales de crudo al indicar que Israel atacaría a Irán como último recurso si Teherán no abandonaba su presunto programa nuclear con fines bélicos.

Empero en los últimos años, ha adoptado una actitud y un estilo parecido al de un estadista, proponiendo por ejemplo el inmediato establecimiento de un estado provisional palestino y el análisis de temas socioeconómicos y los derechos de la mujer.

Livni, que hace unos pocos años era una de las personalidades políticas más populares del país, fue intensamente criticada por una gestión carente de efectividad en el liderazgo de la oposición.