La Corte Suprema de Estados Unidos abordaba el miércoles la cuestión de si la reforma al sistema de salud promulgada por el presidente Barack Obama puede sobrevivir si el tribunal deroga la cláusula central que requiere que todos los estadounidenses tengan un seguro de salud.

La posibilidad de que esa cláusula se derogue parecía crecer el martes, cuando los jueces la objetaron y surgieron dudas sobre una ley que se considera un logro emblemático de Obama y que afectaría a todos los estadounidenses. La decisión de la corte podría anunciarse en junio, en medio del fragor de la campaña para la elección presidencial de noviembre.

El miércoles es el último de tres días de alegatos sobre la ley de salud, la cual tiene como meta ampliar la cobertura de seguros de salud a 30 millones de estadounidenses que no cuentan con uno, pero que ha sido impugnada por 26 estados y una asociación empresarial. Sus detractores afirman que la ley amplía inconstitucionalmente el poder del gobierno federal.

Antes de que la reforma fuera promulgada hace dos años, Estados Unidos era el único país desarrollado sin un programa nacional de salud.

La decisión de la corte sobre la reforma, sin importar el sentido de su fallo, muy probablemente intensificará las diferencias ideológicas que dividen al país.

En la sesión del miércoles, los opositores a la ley argumentarán que el requisito de comprar seguro es la base de toda la reforma, y que debe derogarse completa.

El gobierno de Obama argumenta que si la corte deroga la obligación de comprar seguro, sólo debe anular las cláusulas que exigen a las aseguradoras que brinden cobertura a todas las personas sin importar problemas médicos preexistentes y las que limitan el monto de las primas que se cobran con base en edad o salud de las personas.

La corte federal de apelaciones de Atlanta que derogó la obligatoriedad del seguro dijo que el resto de la ley puede seguir vigente, una postura que será debatida por H. Bartow Farr III, un abogado privado designado por los jueces.

Los magistrados también pasarán parte del miércoles considerando la impugnación de los estados a la expansión de programa federal-estatal Medicaid para personas de bajos ingresos y con discapacidades, una característica importante del plan.