Al menos ocho altos jefes de la guerrilla de las FARC murieron en un ataque aéreo de la fuerza pública hace dos días en las montañas del sur del país, informó el miércoles el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón.

La ex senadora Piedad Córdoba descartó que la acción militar ponga en riesgo la liberación de 10 policías y militares anunciada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

La liberación está acordada para el 2 y 4 de abril, según el cronograma acordado entre las FARC, los gobiernos de Brasil y Colombia, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el movimiento Colombianas y Colombianos por la Paz, que encabeza Córdoba.

Temprano el ministro de Defensa dijo en una rueda de prensa que un guerrillero desmovilizado ayudó a identificar a algunos de los 36 cadáveres de los rebeldes que fueron abatidos el lunes en el sitio El Silencio, municipio de Vista Hermosa, departamento de Meta, a 185 kilómetros al sur de la capital colombiana.

Pinzón enfatizó que, con base en esa información, los 36 muertos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "son de primero, segundo y tercer nivel" en importancia dentro de la organización rebelde.

El ministro dijo que aunque en el pasado fueron muertos jefes del secretariado, o máxima línea de mando del grupo guerrillero, el del lunes "puede ser el más grande golpe que se les ha dado a las estructuras de las FARC".

Informó que entre las bajas estarían los comandantes de los frentes 25, 27 y 42 y de las compañías "Abelardo Romero", "Ismael Ayala" y "Jerminson Ruiz". También los segundos de los frentes 40 y "Antonio Nariño".

En el bombardeo también fue abatido alias "Yeison", un sobrino de Víctor Julio Suárez (alias "Mono Jojoy"), el otrora jefe militar de las FARC que fue muerto por la fuerza pública en un bombardeo en septiembre de 2010.

Los guerrilleros, según las autoridades militares, estaban participando de cursos de entrenamientos militares. "Estaban haciendo unos cursos, se estaban preparando y ahí cayeron varios cabecillas", ha dicho el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas.

El de Vista Hermosa fue el segundo golpe fuerte que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos les propinó a las FARC en lo que va de 2012. La semana pasada el ejército mató en Arauquita, departamento de Arauca y a unos 400 kilómetros al noreste de Bogotá, a 33 de sus integrantes.

En concepto de Pinzón, con lo sucedido en Arauquita y Vista Hermosa, a las FARC no les queda camino distinto al de la desmovilización.

Además, Pinzón y el ministro de Seguridad Pública de Panamá, Raúl Mulino, anunciaron que autoridades panameñas destruyeron en su territorio dos campamentos del frente 57 de las FARC. Mulino vino a Bogotá para firmar varios acuerdosde cooperación entre ellos uno de interdiccion aérea.

Los campamentos destruidos, con capacidad para albergar a 32 guerrilleros, estaban ubicados en la ribera del río Tuquesa, dijo a la AP el general Frank Abrego, director nacional de Fronteras de Panamá.

Mulino destacó la importancia de la colaboración conjunta contra el narcotráfico.

Colombia y Panamá comparten una frontera de 266 kilómetros.