El Comité Olímpico de Brasil dijo el miércoles que ha establecido "metas realistas" para los Juegos Olímpicos de Londres después de haber dado a los atletas oportunidades sin precedente para prepararse, aunque en realidad le apunta a la Olimpiada de 2016 en Río de Janeiro.

El comité señaló que espera igualar las 15 medallas conseguidas en Beijing en 2008. El objetivo para el 2016 es terminar en los primeros 10 lugares en total de medallas.

Parte de las metas establecidas para este año incluye la preparación de atletas para el 2016. El comité indicó que 16 atletas jóvenes con potencial para participar en los Juegos de Río serán invitados a estar con la delegación brasileña en Londres a pesar de que no competirán este año.

Carlos Nuzman, presidente del comité, dijo que los atletas brasileños nunca han estado tan preparados para las olimpiadas como lo están para las de Londres, gracias en parte a beneficios financieros que llegaron al conseguirse la sede de los Juegos de 2016.

"Siempre estamos buscando mejorar, cambiar, hacer lo que hacen las principales naciones", dijo Nuzman en conferencia de prensa en Río de Janeiro. "Estas son las Olimpiadas en las que el comité trabajó con la mayor intensidad para dar a los atletas todo lo que necesitan para que piensen únicamente en entrenar, descansar y competir", agregó.

Brasil quiere tener 250 atletas participando en los Juegos de Londres, esperando que lleguen a más finales que las 41 conseguidas en Beijing. Actualmente, 165 atletas brasileños se clasificaron a los Juegos.

Brasil ganó tres medallas de oro, cuatro de plata y ocho de bronce en 2008.

"Estamos trabajando con metas muy realistas basadas en estudios sobre los resultados de los atletas brasileños en el ciclo olímpico", dijo Marcus Vinicius Freire, superintendente de deportes del comité.

Después que la ciudad de Río de Janeiro fue elegida como sede de los Juegos Olímpicos de 2016, el financiamiento para el deporte se incrementó significativamente en Brasil para tratar de preparar a los atletas y al país para las primeras Olimpiadas en Sudamérica.

Los nuevos fondos permitieron al comité proporcionar a los atletas una infraestructura sin precedentes para que se preparen para Londres y después para los Juegos Olímpicos de 2016.

"No queremos escuchar nuevamente a los atletas brasileños pedir las mismas condiciones que sus adversarios", señaló Freire. "Para Londres, tendrán las mismas condiciones. Estamos proporcionando lo mejor posible, justo como las principales potencias olímpicas".

Freire dijo que sabe que "el dinero no significa medallas", pero apuntó que planear con anticipación será crucial para tener resultados exitosos cuando las Olimpiedas lleguen a Río.