The Weinstein Co. ha pasado de largo la censura R que recibió su documental "Bully" y planea estrenarlo sin ninguna clasificación.

La compañía anunció el lunes que la película sobre acoso escolar llegará a las salas de cine el viernes sin una clasificación de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés), lo que significa que algunos teatros optarían por no exhibirla.

Debido al lenguaje soez usado en el filme, la MPAA le dio la categoría R de restringida, según la cual los menores de 17 años deben ir acompañados por un padre o representante, y se negó a cambiarla cuando The Weinstein Co. apeló. Eso inspiró a la activista adolescente Katy Butler a lanzar una petición en Internet en busca de una categoría menor, para que más jóvenes puedan ver "Bully".

Butler ha recolectado más de 475.000 firmas hasta ahorita e incluso se reunió con directivos de la MPAA a principios de mes, pero el grupo se mantuvo firme en su decisión.

John Fithian, presidente de la Asociación Nacional de Propietarios de Teatros, le dijo a The Weinstein Co. que el estreno del filme sin clasificación podría llevar a los teatros a tratar el documental como un filme NC-17, que no admite la entrada a ningún menor de 18 años.

Stephen Bruno, presidente de mercadeo de la Weinstein Co, no está muy preocupado.

"Creemos que los dueños de los teatros en todos lados actuarán en el mejor beneficio de los chicos que han sido acosados o se han convertido en acosadores ellos mismos", dijo Bruno el lunes, agregando que la compañía planea poner la cinta a disposición de maestros, padres y estudiantes en todo el país.

El cineasta Lee Hirsch dijo que se negó a editar el lenguaje ofensivo del documental porque ello aminoraría la dolorosa realidad del acoso escolar.

"La pequeña cantidad de lenguaje en el filme que es responsable de la categoría R está ahí porque es real. Es lo que los niños que son víctimas de acoso enfrentan casi todos los días", sostuvo Hirsch.

El realizador espera que muchos jóvenes vean la película, "así que queda en manos de los teatros permitírselo".

La MPAA no respondió de inmediato un email en busca de comentarios.

Butler se expresó complacida de que el filme mantenga su contenido original.

"La MPAA dijo que no le quitará la categoría R a menos que se retire ese lenguaje", dijo la joven. "Pero nada puede retirarlo de los pasillos y patios de las escuelas donde los estudiantes acosados lo escuchan a diario, excepto la educación y la exposición".

___

En Internet:

http://www.thebullyproject.com