Naciones Unidas expresó temor por la seguridad de los refugiados que huyen a Sudán del Sur ante la intensificación de los enfrentamientos en los últimos días en la frontera con el país vecino de Sudán.

El organismo para los refugiados de las Naciones Unidas dijo el martes que más de 16.000 personas han huido de las montañas de Nuba en Sudán y viven en la actualidad en el campamento de Yida en Sudán del Sur.

La portavoz Melissa Fleming señaló que el ACNUR desea alejar a los refugiados de la frontera debido a los recientes combates entre los ejércitos de ambos países.

Fleming dijo a la prensa en Ginebra que ningún refugiado ha muerto aunque existe el peligro de que el campamento sea alcanzado por obuses.

Según la portavoz, a pesar de los peligros, muchos de los refugiados no desean trasladarse a otro lugar.

En total, más de 105.000 sudaneses han huido a Sudán del Sur y 30.000 lo hicieron a Etiopía.