Siria aceptó el martes un plan de alto el fuego elaborado por el enviado de Naciones Unidas, Kofi Annan, pero el avance diplomático fue eclipsado rápidamente por intensos enfrentamientos entre soldados gubernamentales y los rebeldes, cuyos choques alcanzaron suelo del vecino Líbano.

Miembros de la oposición acusan al presidente Bashar Assad de afirmar que acepta el plan sólo para ganar tiempo mientras sus tropas lanzan una nueva ofensiva para acabar con los bastiones de la disidencia.

El conflicto es cada vez más mortífero: La ONU dijo que la cifra de muertos ha aumentado a más de 9.000, una evaluación fría de una devastadora campaña de represión de un año contra los sublevados, que no da señales de terminar. Existe preocupación de que el conflicto pueda devenir en una conflagración regional.

La iniciativa de Annan incluye un alto el fuego por parte de las fuerzas sirias, una tregua diaria de dos horas en la lucha para retirar a los heridos y trasladar asistencia humanitaria, así como conversaciones integrales para una solución política.

El vocero de Annan, Ahmad Fawzi, afirmó que el gobierno sirio aceptó la propuesta en una carta dirigida al enviado de Naciones Unidas.

Poco antes, funcionarios de seguridad libaneses dijeron que los enfrentamientos de Siria han cruzado la frontera hacia Líbano. Las fuerzas sirias mataron a 10 personas, dijo un grupo activista, mientras el régimen trata de recuperar áreas que habían estado bajo el control de los rebeldes.

La agencia noticiosa estatal siria dijo el martes que el presidente Assad viajó al vecindario de Baba Amr, que estuvo en poder de los rebeldes.

Baba Amr estuvo sitiada un mes por las fuerzas del gobierno que expulsaron del lugar a combatientes rebeldes. Cientos de personas perdieron la vida en la lucha en el lugar.

Dos funcionarios libaneses, uno de la Policía y otro del ejército, dijeron que los enfrentamientos del lado sirio de la frontera empezaron el martes por la tarde en la zona de Mashareaa al-Qaa.

Ambos funcionarios aseguraron que las balas llegaban al lado libanés de la frontera, aunque agregaron que no han cruzado tropas hacia Líbano.

El grupo Observatorio Sirio de Derechos Humanos, de Gran Bretaña, dijo que cuatro personas murieron en los ataques del martes, en Idlib, la capital provincial del mismo nombre, después que había estado por varios meses bajo control de los rebeldes.

El Observatorio dijo asimismo que seis personas murieron en los suburbios de Zabadani y Douma en Damasco, en la ciudad central de Homs y en la región oriental Deir el-Zour.

___

Los periodistas de The Associated Press Ayse Wieting en Estambul, Elizabeth A. Kennedy en Beirut y Ali Akbar Dareini en Teherán colaboraron para este despacho.